la red de la Federación Estatal de Compañías y Empresas de Danza
Anuario 2022 by Público Familiar Niños somos todos
La Petita Malumaluga
El lagarto baila
Importante auge el que ha tomado la creación de danza para bebés, público infantil, familiar y juvenil. En España, tenemos ejemplos notables…

Se inscribe Aracaladanza como pionera en el trabajo exclusivo de danza para público familiar en el país. Surgida en 1995 cuando no era usual hacer producciones profesionales de danza pensada para público infantil, la compañía madrileña que dirige Enrique Cabrera ofreció este primer impulso y con el correr de los años, ha ido perfeccionando y magnificando sus producciones, que han llegado a hacerse muy sofisticadas. Buena muestra es Play, la más reciente, una obra lúdica y visualmente sugerente que rinde homenaje al teatro mismo, a esa caja negra vacía que, a la vista del público, puede ir llenándose de danza, luz y música para crear la ilusión escénica.

En paralelo a compañías como Aracaladanza que se inclinan por un público más familiar y juvenil, han venido cogiendo fuerza inusitada compañías de dedicadas a los bebés y sus familias. Tenemos algunas de larga trayectoria por España. Con más de veinticinco años de permanencia la compañía asturiana Zig Zag Danza ha venido creando producciones para todos los públicos y paralelamente desarrollado una vertiente de danza para bebés y primera infancia, siempre bajo la mirada y sensibilidad de su directora Estrella García. Mímesis, su nueva producción, parte de la imitación, que está demostrada es una importante herramienta corporal de aprendizaje en la primera infancia. Con su proceso de tres años de creación entre España y Alemania, Mímesis da continuidad y profundiza en las investigaciones de García, junto a Manuel Quiroga, en este terreno de la danza.

 

Viaje a la luna

También longeva, La Petita Malumaluga, nacida en Cataluña en 2010, ha venido demostrando la viabilidad y eficacia de la danza para bebés, primera infancia y sus familias. Son ya diez producciones, que han colocado a esta compañía dirigida por Albert Vilá y Eva Vilamitjana como un referente en este tipo de espectáculos, gracias a cuidadas producciones con gran acento visual y especial énfasis en la música, entre las que destacan su trilogía aún en construcción dedicada a músicos, que ya ha estrenado homenaje a los Beatles y Bob Marley. La luna en un cazo es ejemplar de su modo escénico, que materializa para los más pequeños un emocionado viaje a la luna.

En esa misma línea, la propuesta iZADI (que significa naturaleza en euskera) se plantea aproximar al público infantil a los fenómenos naturales y la manera en que los percibimos. Desde El lagarto baila, el proyecto educativo multidisciplinar que dirige la pedagoga, creadora e investigadora Leire Amonarriz desde 2013, describen su nueva producción como “una oda a los sentidos, un viaje sensorial a través del lenguaje primitivo del cuerpo”.

En un sentido más terrenal pero igual de imaginativo, la andaluza Compañía David Segura oferta al público menudo un viaje a distintas velocidades por el tiempo y el espacio en su nueva creación Las maravillas del mundo. Dirigida por Segura y Pepa Martín, quienes se conocieron en Oulu, Finlandia, cuando perfeccionaban su interés por la fusión de la danza clásica y la danza urbana, la compañía sigue incorporando distintos lenguajes expresivos en cada una de sus producciones.

Más allá de los espectáculos que presenta, el fin último de Danza Down Compañía Elías Lafuente, es conseguir a través de la danza la inclusión de personas con discapacidad intelectual, favoreciendo su desarrollo personal y poder de superación con espectáculos de calidad para todos los públicos que abordan distintos géneros que van desde el clásico pasando por el contemporáneo hasta los musicales. Justamente musicales son las producciones recientes con versiones de conocidos títulos como Fama, La bella y la bestia o West Side Story.

 

Compañías relacionadas