la red de la Federación Estatal de Compañías y Empresas de Danza
Mother Tongue Ogmia

Mother tongue transmite el desarraigo que sentimos al volver a nuestros orígenes, un reencuentro en el que llegamos a sentir “nuestra tierra” como algo ajeno e irreconocible. Es la consecuencia de la decisión que toma nuestra memoria, al decidir aceptar o rechazar este hecho. ¿Coartarla puede ser una solución para hacernos resilientes en un entorno -ahora-desconocido? Mother tongue es un viaje vital que pide cambio. Esta necesidad reinterpretada como supervivencia, nos impulsa a desconectarnos de nuestras vivencias, porque ya no seremos capaces de reincorporar en esta vuelta a nuestros orígenes. Cuestionando la esencia y la permanencia. La experiencia ha ejercido un efecto modelador dando lugar a un nuevo yo polifacético, mejorado por su capacidad de cambio, adaptación, y encuentro entre la individualidad (yo) y lo colectivo (el otro). Somos árboles que comparten la misma raíz pero han dado distintos frutos. El creador Eduardo Vallejo Pinto ha materializado en Mother tongue su investigación: el movimiento como huella dactilar. Todos tenemos una huella única de movimiento que se ha configurado con el cómputo de nuestras vivencias, afectando el cambio de contexto, ambiente, o zona geográfica. Concluyendo que; tanto el efecto de ida como el efecto de vuelta (salida o regreso) consigue que integremos nuevos movimientos a nuestro ser. Existen diferentes motivos que influyen a la hora de abandonar nuestro lugar de origen. Pueden ser positivos y voluntarios como una llamada al descubrimiento y encuentro de otras culturas o negativos e involuntarios como un exilio. Lo que ambas razones tienen en común, es el reencuentro con las raíces como una llamada de la tierra que clama por ser reconocida como parte intransferible de nuestro ser. Eduardo Vallejo Pinto, desintegra e integra su experiencia personal en Mother tongue; Originario de Mieres (Asturias) deja su tierra natal y empieza su carrera como bailarín y posteriormente como coreógrafo, con un constante cambio geográfico, que afecta a la modificación de su movimiento, de la que es consciente y toma registro para acompañar y complementar su investigación El movimiento como huella dactilar durante el transcurso de los años, y que en Mother tongue culmina. Mother tongue es una pieza de danza contemporánea compuesta por dos intérpretes que exaltan la expresividad del concepto. Con una duración aproximada de 55 minutos, plasma en cada segundo el verdadero descubrimiento de lo que somos: pura naturaleza cambiante. Como contrapunto, las raíces, que llevamos integradas y se verán representadas por el movimiento, que se construye con piezas de nuestro contexto histórico, político, cultural y personal. En lo estético, como propuesta de diseño de iluminación, se usará como base plástica y sensorial (junto con el espacio sonoro) tonos fríos, blancos y violáceos que servirán de marco, en una línea difusa en la que priman las texturas y contras que definirán el contorno de los intérpretes en un ambiente de sosiego y diálogo que permita los cambios de energía escénica entre ambos personajes. Técnicamente, se conseguirá mediante el uso de gobos y prismas, focos con un haz amplio o wash y posiciones alta. Mother tongue es una pieza contemporánea introspectiva y analítica, con momentos sugestivos que buscan recalcar a través del movimiento la diferencia individual de cada ser, poniendo en común lo más importante; el camino vital deja huella.

Marta Abad molina.

Créditos y ficha técnica
Fecha creación: 02/12/2021 / En activo

Dirección, Concepto y Coreografía: Eduardo Vallejo Pinto. Asistente Coreográfico: Michela Lanteri. Intérpretes: Javier Monzón y Eduardo Vallejo Pinto. Dramaturgia: Eduardo Vallejo Pinto. Música Original y Espacio Sonoro: Iván Solano. Diseño de Iluminación: Paloma Cavilla. Diseño de Vestuario: Eduardo Vallejo Pinto. Patronaje y Confección: Paola de Diego y Marisa Sánchez. Elementos Escenográficos: Kikekeller. Producción: Batbox Productions. Producción Ejecutiva: Diego Cabia. Realización Audiovisual: Belén Herrera de la Osa. Fotografía: Alba Muriel Meléndez. Prensa y Comunicación: Elena Garrán. Diseño Gráfico: Diego Cabia. Texto Sinópsis: Marta Abad. Distribución y management: Claudia. Morgana.

Apoyos: Centro Coreográfico María Pagés (residencia coreográfica).
Centro Coreográfico Canal (residencia coreográfica).
Teatro del Bosque (residencia técnica).

Duración: 55 minutos aprox.
Público: +13.