la red de la Federación Estatal de Compañías y Empresas de Danza

Fátima Miranda dice en una entrevista: “Reivindico el gruñido, el grito, el llanto. Reivindico la condición presintáctica del lenguaje”. Como ella, yo reivindico el monstruo como forma natural de la danza. Soy Laila, eso lo sé, pero no sé qué significa. Sé lo que me gustaría ser: libre, completa, total. Sé de dónde vengo en términos físicos y geográficos, Granada y sus montañas, mi madre y mi padre. Salir de ahí es muy difícil. No sé cómo se me ve, me lo pregunto a veces. No sé qué piensan de mí otras mujeres, quizá una mezcla de particularidad bonita y ser erróneo. Soy tímida y no sé llevarlo, a veces me pongo roja y me da mucha rabia, me pregunto por qué será. Me gusta la gente y detesto la gente. Me gusta ir sola pero sentirme sola me da pena. Soy Laila, medio niña, medio mujer, medio hombre.   La danza se produce por la fricción entre el significado y la carne. Esa fricción crea forma, informa. Como Fátima Miranda, reivindico lo innombrable como estado natural de la danza. Lo indefinido como virtud, lo deforme como belleza.   Quiero contar la historia de cómo la carne escapa a ser nombrada. Créditos y ficha técnica
Fecha creación: 21/04/2018 / En activo

Creación y danza: Laila Tafur
Damas de compañía: Carmelo Fernández / Albert Quesada /Janet Novás

Iluminación: Víctor Peralta / Carmelo Fernández

Vestuario: Laila Tafur

Sonido: “Mirame a los ojos” de E. Morente / “Sposa son disprezzata” de C. Bartoli / “I’m so depressed” de A. Jay / “Break force” de Helena Hauff /“Five Years” de David Bowie.

Duración: 55′