la red de la Federación Estatal de Compañías y Empresas de Danza
Anuario 2022 by Flamenco Raíces.
María Juncal Foto: Ana Iturbide
Vanguardia y tradición conviven en el flamenco amplio y diversificado que se hace en España.

     

Instaurado y en alza aparece el Nuevo Flamenco, tendencia híbrida y orgullosa de su contaminación que es producto de nuestro tiempo y en la que caben fusiones, miradas poliédricas a toda la danza, influencias de otras artes y suficientes herramientas para derribar muros y convenciones. Se va haciendo vieja esta nueva tendencia, cuya presencia es habitual en los circuitos y plazas más importantes de la danza contemporánea internacional, lo que la convierte en la aportación española más relevante al mainstream mundial de la nueva danza. Muchos y muy variados son los creadores y propuestas que circulan exitosos por este corredor.

Marco Flores uno de ellos. Es un artista de lenguaje consolidado que se posiciona en un ángulo personal para abordar un flamenco que ya es propio. Perteneciente a una generación prodigiosa que amplió los horizontes del Nuevo Flamenco (Manuel Liñán, Olga Pericet, Daniel Doña) fundó su compañía en 2010 con la exitosa propuesta DeFlamencas. En su nueva creación, Rayuela, busca inspiración en Julio Cortázar y el personaje de su famosa novela, ese hombre que busca algo que necesita pero que no sabe qué es.

Nacida en 2002 y residente en Galapagar (Madrid) desde 2009, Malucos Danza ha configurado su propio lenguaje desde la base del flamenco pero siendo permeable a la danza contemporánea, el folclor o la danza española. Siempre bajo la dirección de Carlos Chamorro, una veintena larga de coreografías conforman su catálogo. Lady Mambo, la más reciente, echa mano de la mímica y prioriza la gestualidad para adentrar al público en la aventura interior de sus tres personajes que se mueven bajo el hechizo de la música en directo.

Unos se miran introspectivamente y otros buscan respuestas allá arriba. El espacio sideral ha sido inspiración para Los cuerpos celestes, la creación más ambiciosa hasta el momento de Marco Vargas & Chloé Brûle, que ha contado con la participación del compositor Miguel Marín. El tándem de Sevilla abarca la amplitud del universo para poder centrarse en cinco humanos minúsculos que bailan y se relacionan entre ellos pero son clave para el sostenimiento del todo.

También los hay que miran hacia atrás y reflexionan. El bailaor y creador malagueño Manuel Roldán, que ha estudiado flamenco desde que tenía cinco años, se ha dado cuenta de que ha sido educado en los tópicos del flamenco y la sociedad, y se ha preguntado hasta qué punto todo su baile y toda su vida han estado influenciados por estos clichés, que en tantas ocasiones nada tenían que ver con sus emociones y deseos. [Tópico] es su respuesta danzada a estas inquietudes.

Similares motivaciones mueven al bailaor, coreógrafo y filósofo Fernando López, en su nueva creación ¿Y después?, una propuesta que gira alrededor de asuntos como la identidad, la tolerancia y la aceptación, que son ya constantes en su trabajo, siempre influenciado por la filosofía. En esta ocasión, ha participado activamente en la concepción de la propuesta la conocida creadora Belén Maya, tanto en los textos como en algunos segmentos coreográficos.

 

Cuatro mujeres

Nacida alemana pero sevillana desde hace más de 25 años, Carina La Debla se ha formado con maestros del flamenco más puro (Manolete, Antonio Canales) y del más vanguardista (Galván, Molina) para configurar un modo propio de hacer que queda evidenciado en su propuesta Flamenco telúrico que, como indica su nombre, es celebración de la vida y lo femenino conectada con la tierra.

Malagueña residenciada en Canarias, Obdulia Bustos es investigadora, docente y creadora interesada por la danza terapia, que ha venido desarrollando una línea de trabajo personal con su compañía Flamencurías Obdulia Bustos, que la ha llevado hasta su nueva creación Dancing with my Shadows, que la creadora define como una propuesta de danza flamenca vanguardista, en la que convive su baile con el cante de Nieves Hidalgo y la música del compositor Ignacio Fernández, en la búsqueda de una experiencia flamenca con identidad propia.

Alba Lucera, intencionadamente, ha decidido separarse de las estructuras formales y musicales del flamenco, lo que le ha permitido explorar un universo propio que se materializa en El hombre que camina, adaptación de la novela homónima de Michèle Ramond con música de Tino van der Sman, en la que asistimos a la peripecia de una mujer tras un hombre escurridizo.

En su nueva creación Aspid, la bailaora y creadora jienense Vanesa Aibar prosigue la investigación e inquietudes de su anterior trabajo, Sierpe, reflexión sobre lo femenino desde la mitología. Su nueva creación se centra ahora en analizar la vigencia de los más antiguos arquetipos de la feminidad y todo lo que ello implica, incluida la representación romántica de la bailaora y la visión estereotipada de su arte.

 

Flamenco

Vanguardia y tradición viven y conviven en la escena nacional del flamenco. Sin estar desconectados de su propio tiempo, hay creadores que apuestan por la tradición, que defienden un legado. Son artistas necesarios que sorben de la fuente y nos recuerdan los orígenes pero no por ello, están exentos de creatividad, siendo capaces de abordar temas muy diversos y formas muy sofisticadas.

Se ha fijado Carmen Cortés en Lorca para montar Gira corazón. Bailando Lorca en la Edad de Plata, la nueva propuesta de su compañía flamenca. Y lo mira como una figura polifacética. Exalta por igual al Lorca de la música y la risa, que al artista trágico y oscuro. Nacida en Barcelona con raíces andaluzas, es Carmen Cortés veterana bailaora y creadora que, siempre desde el rigor, ha dado flexibilidad a los cánones.

Amazonas flamencas. Tal es la mezcla explosiva de Amazonas, la tercera creación de Juana Casado para su compañía AndanZas, adscrita al TNT sevillano. Siguiendo su idea de profundizar en las posibilidades dramatúrgicas del flamenco, su nueva coreografía reinventa la leyenda de las feroces mujeres guerreras desde una perspectiva actual de reivindicación femenina, echando mano también del teatro, la música y otras expresiones.

Anabel Veloso sabe que hay una vinculación entre el flamenco andaluz y el fado portugués porque mezclados los lleva en la sangre. Nacida de madre andaluza y padre lisboeta, esta creadora almeriense, celebrando sus diez años de trayectoria, ha creado De Cabo a Fado, un viaje musical, coreográfico y poético desde Cabo de Gata hasta Portugal, en el que el baile fusiona expresiones que se creían propias de uno y otro lugar.

La Compañía Rita Clara, de danza flamenca, nace del encuentro entre esta bailaora y el guitarrista Jesús Rodríguez, quienes abogan por una fusión entre dramaturgia y vanguardia desde el clasicismo flamenco en espectáculos para todos los públicos. La Dama Blanca, con su mensaje de advertencia sobre las drogas, es una propuesta escénica que aspira llegar especialmente a adolescentes y jóvenes.

Y en Canarias la creadora y bailaora María Juncal coge el testigo de su familia, los Borrull, pioneros de la tradición del mismo arte flamenco que ella cultiva y admira pero como una artista de nuestro tiempo. Una creadora capaz de hacer aportaciones propias como corrobora La vida es un romance, un espectáculo que supone un punto de inflexión y mayor libertad, y hace un recorrido emocional desde la evocación de los elementos: tierra, mar, aire y por supuesto, fuego.

En Fuerteventura, el flamenco lo encabeza Anna Villacampa con Deloflamenco, un proyecto único de difusión flamenca entre los isleños pero también entre los numerosos turistas que visitan el lugar. Su nueva creación, Ritual a III, conecta cuatro piezas musicales de carácter ritual desde las composiciones de Aceysele Chacón, la voz de Sheyla del Valle y el baile de Villacampa.

Fue determinante la experiencia que el bailaor y docente José Galán vivió en Danza Mobile, la relevante compañía de danza contemporánea inclusiva sevillana. De danza aprendió mucho pero fue la dimensión humana de ese trabajo la que le llevó a convertirse en impulsor de un flamenco inclusivo desde su compañía fundada en 2010, que da espacio escénico a intérpretes con distintos grados de discapacidad y a artistas de toda raza, credo y color. Cierra los ojos y mírame ha sido la primera producción de su agrupación.

 

 

 

Compañías relacionadas