la red de la Federación Estatal de Compañías y Empresas de Danza

“DOMANDO A PINBALL”

 

Como en las máquinas de Pinball, en las que la bola va de un sitio a otro con un impulso enorme, que a veces es retenido y «domado» por los obstáculos que se va encontrando, Pinball, el «domador de impulsos» , también se encontrará con esos obstáculos que lo harán reaccionar de una u otra forma.

Los impulsos pueden dar la cara con una fuerza atronadora. Esos deseos ocultos, que todos tenemos, obligan al impulso a emerger y expandirse por todo nuestro interior, hasta que sale como la lava indomable de un volcán.

 

Tener deseos es algo que nos humaniza, que nos hace vulnerables y frágiles, pero a la vez nos da fuerza. Para hacer frente a esos deseos necesitamos del impulso, de ese pequeño salto al vacío que nos empuja a adentrarnos en el deseo y a conseguirlo o, al menos, a intentarlo.

 

«El impulso progresa a un querer; el simple querer a deseo; el deseo a un anhelo incontrolable».

«No hay pasión en la naturaleza tan demoníacamente impaciente como la de aquel que tiritando al borde del precipicio, considera la idea de la caída, o la del que medita sobre la pregunta: <<¿Estoy enfermo?>>.

 

Edgar Allan Poe.

 

 

 

Créditos y ficha técnica
Fecha creación: 16/12/2016 / En activo

CREACIÓN E INTERPRETACIÓN: Miguel Marín, Teresa Navarrete.

ASISTENTE DE DIRECCIÓN Y MOVIMIENTO: María M. Cabeza de Vaca.

MÚSICA EN DIRECTO: Miguel Marín.

DISEÑO DE ILUMINACIÓN Y TÉCNICO: Benito Jiménez.

FOTOGRAFÍA: Centro de Documentación (Sevilla).