la red de la Federación Estatal de Compañías y Empresas de Danza

Duración: 50′

The show must go on?

La razón que fundamenta esta acción es mi deseo de toma de conciencia, en grupo, sobre el caos de valores éticos universales en el que estamos inmersos conscientes o inconcientementes.

¿Qué espero yo del público?

¿Qué espera el público de mí?

Una reflexión sobre lo que espera de un show el espectador y la razón por la cual el intérprete se expone.

¿Por qué invita uno?

¿Por qué acepta la invitación el otro?

¿Por qué se muestra uno?

¿Por qué viene el otro?

¿Qué esperan ambos que suceda?

¿Hasta qué punto este encuentro puede repercutir positivamente en el avance, en el devenir sostenible de la humanidad?

El contexto, el sujeto y lo demás…

 “El cuerpo humano no es más que apariencia y esconde nuestra realidad. La realidad del alma” Víctor Hugo

¿Dónde está el alma?. ¿El alma está en el cerebro?. Pensamiento consciente
y decisiones inconscientes. Construir la realidad. Cosas que nunca deberíamos aprender. Lavar el cerebro. Educación emocional. Placeres y desgracias de la imaginación. Inteligencia creativa. ¿Qué nos hace felices?.

El contexto, el sujeto y lo demás…

Compartir, convivir, tolerar, apreciar, amar, escuchar, dar, recibir, pensar.

El Nisis Dominus de Vivaldi es para la obra como la piel para nuestro cuerpo. Expresión vigorosa de la voz, su sentido dramático, descriptivo, homogeneidad y colores calientes que nos inspira…

La voz captura el espíritu de beatitud, expresa un lirismo delicioso y emociones complejas.

La cercanía del espectador y su relación con la obra deja surgir una fuerza, una energía, una luz que mueve hasta el último rincón de nuestro cuerpo.

Es una reflexión sobre nosotros, una reflexión sobre nuestro propósito, sobre nuestro amor, sobre nuestras cicatrices, sobre nuestro pasado, presente y futuro…

Créditos y ficha técnica
Fecha creación: 12/01/2012 / En activo

“The show must go on?”
Creación e Intérpretación: Martín Padrón.

“El contexto, el sujeto y lo demás…”
Creación e Intérpretación: Gregory Auger Música: Vivaldi