la red de la Federación Estatal de Compañías y Empresas de Danza

Ensayos dancísticos en torno a la idea del dolor.

A veces entran de golpe, otras veces se van instilando gota a gota, gesto a gesto y un día te preguntas cómo has llegado hasta ahí. El dolor se acerca, echa raíces, hace su nido, asoma sus cabezas cornudas y siempre comienzan sus oraciones con la misma palabra: Yo. Son como voces que vibran en mi cuerpo y retumban en la cabeza, que llevan trajes dignos de un alma. Son sensaciones y pensamientos que nada más acumularse un poco se plasman en acciones. Son pequeños gestos y muecas que de repetirse así, desde un cuerpo sin intención aún, se convierten en carácter. Acaban conformando lo que soy y sin embargo cuanto más los conozco más me siento ausente de mi vida. La casa les pertenece.

He perdido la cuenta de todos mis dolores, incompatibles entre sí. Lo único que les une es esta palabra inconsistente que nos da la ilusión de ser: Yo. Son como islas que carecen de océano. Mi identidad no tiene solución de continuidad. El dolor es un demonio que se apodera de mi…Y Según cuentan los que saben, a todos los demonios les gusta bailar.

Créditos y ficha técnica
Fecha creación: 14/03/2019 / En activo

Dirección y coreografía: Mey-Ling Bisogno
Intérpretes: Diana Bonilla y Aiala Etxegarai
Producción y comunicación: Peso producciones
Diseño de luces y técnica: Martín Ghersa

Dentro del programa de residencias 2019 – DT Espacio Escénico, Madrid