la red de la Federación Estatal de Compañías y Empresas de Danza
Anuario 2017 by Nuevo Flamenco Tradición renovada
Cía Sara Cano Foto: Marcos G Punto
Cía Rajatabla Foto Marcos G Punto
Cía Juan Carlos Lérida Foto Aleix Plana
Gracias a un puñado de artistas muy arriesgados, el flamenco ha conquistado plazas de la vanguardia internacional con sus aires innovadores

Son ya varias generaciones conectadas por la idea un flamenco innovador y en sintonía con la sensibilidad del momento. Reinventado para nuestros días, el flamenco vive su mejor momento.

 

Ascendente es la consolidación del nuevo flamenco, renovado y contaminado, ecléctico y contemporáneo, que se viene gestando en España. Tras la irrupción de pioneros como Israel Galván, Andrés Marín o María Pagés, nuevas generaciones han seguido la estela de la ruptura y la fusión volcada en espectáculos sugerentes y personales que van conquistando plazas y festivales internacionales de vanguardia.
En la cúspide se encuentra ya toda una generación intermedia, destacando muy especialmente las sólidas propuestas de Olga Pericet o Manuel Liñán, quienes junto a otros artistas como Daniel Doña o Marco Flores, pertenecen por derecho a una prolífica nueva generación flamenca. Amigos todos, han ido emprendido proyectos conjuntos o individuales desde sus propias compañías.

Perteneciente a una familia emblemática de la danza española, Olga Pericet ha ido moldeando un lenguaje propio y un discurso personal a través de numerosos trabajos, en los que siempre destaca la fuerza telúrica de su danza. Tras su emocionado y comprometido trabajo Pisadas, fin y principio de mujer, alrededor de lo femenino y una colaboración de altura, su Paso a dos, junto a Marco Flores, enfrenta ahora nuevos retos.
Participa como creadora y bailaora invitada en el ambicioso montaje de Electra, que estrenará Antonio Ruz con el Ballet Nacional de España a finales de 2017, al tiempo que inicia el periplo internacional y nacional (se verá en Teatros del Canal, de Madrid, en 2018) de su nueva creación La espina que quiso ser flor o la flor que soñó con ser bailarina.

No menor es la proyección que ha alcanzado Manuel Liñán, que sustenta las propuestas de su compañía en un equilibrio entre innovación y tradición, en creaciones atrevidas que trastocan las reglas del género como lo son Sinergia, Reversible o Nómada.

También aferrado a las raíces pero con una mirada muy contemporánea en la dramaturgia de sus propuestas, se presenta el trabajo elegante de Marco Vargas & Chloé Brûlé, pareja artística sevillana con especial interés por idear cuidadas creaciones pensadas para el espacio urbano, destacando piezas como Por casualidad o la muy ingeniosa Naufragio universal, que tuvo su estreno en el marco del recién recuperado festival Dansa València. De sus trabajos de sala, cabría mencionar Libertino, que supone una colaboración con Juan José Amador en el cante y los textos de Fernando Mansilla.

Sólida es también ya la obra del andaluz Juan Carlos Lérida, que ha venido liderando el ciclo Flamenco Empírico, en el Mercat de les Flors, espacio para la danza de Barcelona. Investigador incansable, acaba de cerrar con Al baile, su más ambicioso proyecto, una trilogía que se dedica a profundizar de manera exhaustiva en los tres elementos expresivos del flamenco, completada por Al toque y Al cante. Adicionalmente, su solo Bailografía supone un resumen de su ya dilatada carrera.

En otra órbita de la creación se ubica la propuesta de Rajatabla Danza, compañía madrileña dirigida por Esther Tablas, que manifiesta su interés por abordar desde los códigos de la danza española inquietudes y problemáticas de la sociedad actual, como se verifica en su coreografía #am@r, en la que habla del amor y la soledad en estos tiempos de las redes sociales.

También reseñable es la propuesta de AndanZas, sello de danza adscrito al centro de producción teatral TNT de Sevilla, que bajo la dirección de Juana Casado se convirtió en la sensación de la Bienal del Flamenco de Sevilla, ganando tres Giraldillos incluido el de mejor espectáculo, por su personal y original adaptación de Aleluya Erótica, de Federico García Lorca.

TALENTO JOVEN

Junto a esta generación consolidada se viene abriendo camino una hornada de jóvenes talentos que, sobre la base de un flamenco riguroso, optan por la contaminación con la danza contemporánea y otros lenguajes, así como también dramaturgias preocupadas por temas personales y particulares. Tal es el caso de Fernando LR Parra que, desde la compañía que lleva su nombre, ha mostrado su interés por problemáticas como la homosexualidad en montajes como Bailar en hombre.

Con una trayectoria larga como coreógrafo y bailaor en creaciones propias y ajenas, Parra, que es también escritor, ha estrenado recientemente obras como DeCido Intimo Interior Meo, en las que canaliza sus múltiples inquietudes.

Larga es también la trayectoria como bailarina y actriz que avala a Paula Quintana, que ha creado su propia compañía para canalizar sus inquietudes como creadora, que se han materializado en obras introspectivas y personales que usualmente parten de la capacidad expresiva del cuerpo como Latente (y su versión corta Sueño 3), Amarga Dulce o Pieles. Actualmente la artista desarrolla su nueva propuesta Siempre en algún lugar.

Por su parte, Sintempo es el título de la nueva creación que prepara Sara Cano, otra prometedora figura del flamenco más joven que busca una mezcla natural entre la danza española y contemporánea en sus propuestas. Las motivaciones de su nueva pieza, precedida por el éxito de su primera creación A palo seco, son las de crear, según sus propias palabras, “una danza híbrida, que parte de mi forma de sentir y concebir la danza, más allá de las etiquetas o las formas, buscando mi propia manera de expresión y movimiento”. Aunque sea muy distinto el resultado, similares motivaciones empujaron a Emilio Serrano a fundar en 2008 su compañía, con la que el bailaor y coreógrafo ha canalizado sus inquietudes en propuestas grupales como Consentío, Una noche contigo y, muy especialmente, inTime, una pieza de fusión entre flamenco y contemporáneo para cinco chicos, él incluido.

Finalmente, la compañía andaluza fundada hace muy poco por María del Mar Suárez La Chachi, que ha volcado su creatividad desbocada en La gramática de los mamíferos, una creación híbrida que habla de los instintos primitivos y la manera en que los sacamos al exterior. Actriz, bailaora y coreógrafa, La Chachi es dueña de una mezcla explosiva de teatro y flamenco con salpicaduras de punk y break, que no deja indiferente.

 

Compañías relacionadas