la red de la Federación Estatal de Compañías y Empresas de Danza

Niágara reflexiona sobre el precipicio de lo nuevo.

La caída, la perdida, el cambio, te arroja al abismo vital, al territorio de libertad para el que no estamos instruidos ni preparados.

La certeza de estar en el camino y con un horizonte claro, y de repente quedas parada en desequilibrio frente al mundo y los otros, justo antes de la gran caída.

El vértigo del sorprendente devenir te coloca allí donde eres más vulnerable. Se derrumban las verdades y el suelo que pisas para dejarte paralizada e inestable, enfrentada a la vida sin las herramientas suficientes, para abordar la fuerza que te arrastrará al vacío.

¿Cómo soportar la fuerza que te trae el cambio?

TRES ESCENAS Y UNA PREGUNTA

Reflexión: “DAR EL SALTO” terminar definitivamente con algo para lanzarte al abismo de algo nuevo.

Ficción: “LAS CORISTAS (DEL) NIÁGARA” Buscan el reconocimiento, captar la atención del mundo. Pasar de un segundo plano al primero (oportunidad, individualidad)

Pregunta: “ ¿Hay una manera de dejar esta “profesión” o esta vida sin que se te rompa el corazón o acabas cayendo en la mayor nostalgia del mundo? “

Lenguaje físico: Basado en la fabricación de ritmo. “ Manifestaciones corporales del tiempo”.

Créditos y ficha técnica
Fecha creación: 28/04/2019 / En activo

Idea y Dirección artística: Virginia García y Damián Muñoz
Dramaturgia: Virginia García
Creación e interpretación: Virginia García y Helena Gispert
B.S.O.: Jesús Díaz (Making music in Silence)
Vestuario: La Intrusa
Prodicción y management: Cane (Nuria Canela)