la red de la Federación Estatal de Compañías y Empresas de Danza

Desde las ruinas de Itálica me encuentro con ciudades invisibles, que se han hecho ciudades interiores, y lo que no pudimos ver emerge para zambullirnos en los orígenes. Son anchas y plurales las perspectivas desde las que tratar de vislumbrar el tiempo. Mi pensamiento se dirige hacia la ilusión de la vida por delante que se conjuga con la vida por detrás. Empapada de este movimiento de existencia, del cambio pensante y sintiente, identifico mundo y cuerpo. Entre la pérdida encontramos el hallazgo de la belleza de la piedra, como nuestros huesos, nostalgia que ansían las rodillas y el dolor punzante del tiempo de sentirse existiendo y saberse extinguido. Hay una memoria en nosotros que viene de lejos y sirve como columna de apoyo, así como el musgo y áspero líquen se adhieren sobre nuestros recuerdos. La piel como el instante permanente que reúne a los contrarios, es sorprendente y familiar a la vez, porque se constituye a partir de una relación armónica de los opuestos donde se muestra lo que permanece y a la vez fluye y se organiza en sonoridades sucesivas.

 

Tomo el relevo de los que nos precedieron, nos enseñaron, nos acompañan y siguen siendo en nosotros. Me interrogo sobre qué hacer en este ahora y me respondo bailar como el transcurrir de una música, ritmo de voluntad, querencia de seguir caminando, de regarse de eternidades, de acoger encuentros vitales. Se hace danza enfrentándose a la desaparición, a la desubicación, a las múltiples resonancias de sí mismo y de los otros. La danza es el viaje que mide la obstinación del deseo, un espacio poético que encauza nuestra rebelión frente al paso del tiempo encarnada en el abrazo, el amarre carnal, el movimiento como símbolo de lucha y de gozo, una rebeldía creativa que nace de nuestras dos hambres fundamentales: de tiempo y de conocimiento.

Créditos y ficha técnica
Fecha creación: 01/07/2015 / En activo

Proyecto, coreografía y dirección artística
Manuela Nogales

Música
Antonio Vivaldi

Programa orquestal
La stravaganza Op. 4. Concierto Nº 1 en Sib mayor
La stravaganza Op. 4. Concierto Nº 2 en Mi menor
Concerto Grosso en Re menor Op. 3 Nº 11
Concerto Grosso en Sol menor Op. 3 Nº 2
Solo de violín sobre La Follia en Re menor Op. 1 Nº 12
La Follia en Re menor Op. 1 Nº 12

Dirección musical
Juan Manuel Busto

Diseño Iluminación
Florencio Ortiz

Diseño vestuario
Margarita Ruesga

Intérpretes
Manuela Nogales
Joahn Volmar
Laura Lizcano
Lucía Vázquez
Raquel López
Violeta Casal
Ximena Carnevale

Música en directo Orquesta Ciudad de Sevilla
Violines primeros: Vladimir Dmitrienco, Amelia Mihalchea Duran y Luis Miguel Díaz
Violines segundos: Jill Renshaw, Branislav Sisel y Claudia Medina
Violas: Jacek Polichinski y Jerome Ireland
Cello: Nonna Natsvlishvili
Contrabajo: Lucian Ciorata

Dirección orquestal
Juan Manuel Busto

Sonido
Lauren Serrano

Iluminación
Florencio Ortiz

Regiduría en escena
Julia Moyano

Coordinación artística
Fernando Romero

Realización de vestuario
Margarita Ruesga

Imagen y fotografía
Rocío Menéndez

Produccción ejecutiva
Rafael Herrera

Gestión y administración
Tabacasol 2010, SL / Startis