la red de la Federación Estatal de Compañías y Empresas de Danza

UN POCO DE HISTORIA

Fuenteovejuna es la versión que de la obra teatral homónima de Lope de Vega realizó Antonio Gades. El núcleo de la historia gira en torno a la lucha solidaria de un pueblo contra la tiranía de un cacique, símbolo del despotismo y de los privilegios inamovibles de las clases dominantes. Según Caballero Bonald, coguionista del montaje, “el despliegue temático y el sentido general de Fuenteovejuna coincidían muy expresamente con el lenguaje artístico y la conducta cívica del propio Gades. La luz de los cuadros de Velázquez, el teatro del Siglo de Oro, la enorme riqueza de la danza popular española, son todas ellas herramientas que Gades utiliza con su magisterio característico para contar sin una sola palabra el devenir del auténtico protagonista de la obra, el pueblo de Fuenteovejuna. El espectador se siente reflejado en una obra que hará sentir y emocionarse a todo tipo de público.

Magistral mezcla de lo culto y de lo popular, en este gran espectáculo Gades pone de manifiesto lo que ya se convirtió en su testamento vital, su confianza en la riqueza y poder expresivo de la danza española en toda su extensión: el baile folklórico, la danza estilizada y, como no, el flamenco.

 

SINOPSIS

La acción tiene lugar en Fuenteovejuna, un pueblo de la provincia de Córdoba, y se inspira en un hecho realmente acaecido en el siglo XV en dicho enclave agrario andaluz. El núcleo de la historia gira en torno a la lucha colectiva y solidaria de un pueblo contra la tiranía de un cacique, representado por la figura de Fernán Gómez, Comendador de la Orden de Calatrava y símbolo del despotismo y de los privilegios inamovibles de las clases dominantes andaluzas.

El pueblo asiste impotente a los abusos y a los excesos del citado Comendador soberbio y lujurioso que quiere imponer su propia voluntad a todos los habitantes de Fuenteovejuna, empezando por el representante del pueblo y terminando por los jornaleros y los pastores.

El comportamiento del Comendador es el de un señor feudal con sus vasallos. Ayudado por dos esbirros que le sirven de confidentes y de cómplices, ultraja a las muchachas del pueblo y se burla de sus maridos y de sus padres, exigiendo de ellos toda clase de impuestos y tributos. Una de las víctimas del Comendador es Laurencia, prometida de Frondoso, un pobre campesino. El día antes de su matrimonio, el Comendador se encuentra con los dos jóvenes en el campo y trata de abusar de la muchacha.  Frondoso la defiende, arriesgando su propia vida, y ambos logran huir. Pero más tarde, el Comendador irrumpe con hombres armados en la fiesta de la boda y hace arrestar a los recién casados.  Golpea a cuantos intentan oponérsele matando a algunos y enviando a otros a prisión. Luego conduce a Laurencia a su casa y abusa de ella ante los ojos de Frondoso que tiene las manos atadas.

Laurencia logra huir y cuenta a su padre –el representante del pueblo- la afrenta sufrida.  Cuando los habitantes comprenden lo que ha sucedido, comienzan a armarse con sus herramientas de trabajo. Al final, todo el pueblo, con su representante a la cabeza, irrumpe en la casa del Comendador y lo mata, liberando a Frondoso y dejando maltrechos a los dos esbirros. Salen a las calles al grito de “¡muerte a los tiranos!”.

El epílogo del drama se centra en el proceso que se celebra para descubrir al culpable del homicidio del Comendador. El Juez se dirige al pueblo y este le responde:

“¿Quién mató al Comendador?

Fuenteovejuna, señor

¿Y quién es Fuenteovejuna?

Todos”.

El juez comprende las razones del pueblo y nadie es declarado culpable. La justicia ha vencido.

(El último acto del proceso, tal como se ha descrito, ha quedado excluido de la adaptación para el ballet).

Créditos y ficha técnica
Fecha creación: 20/12/1994 / En activo

FICHA ARTÍSTICA
Inspirado en la obra homónima de Lópe de Vega

Coreografía, dirección: Antonio Gades
Adaptación: José Manuel Caballero Bonald y Antonio Gades
Música: Antón García Abril, Modest Mussorgsky, Música barroca, Antonio Gades, Faustino Núñez y Antonio Solera,
Arreglos y selección musical: Faustino Núñez
Maestro de ballet folklórico: Juanjo Linares
Ambientación y vestuario: Pedro Moreno
Iluminación: Dominique You
Realización de vestuario: Ana Lacoma, Sastrería Cornejo

Dedicado a la memoria de Celia Sánchez Manduley
Duración: 90 minutos sin intervalo

Estreno absoluto en la Ópera Carlo Felice de Génova el 20 de diciembre de 1994
Reestreno por la Compañía Antonio Gades en el Teatro Romano de Verona el 20 de agosto de 2008

“Mi más profundo agradecimiento a mi entrañable amigo y coreógrafo cubano, Alberto Méndez, que durante nuestras charlas en La Habana, me regaló con sus consejos, su talento”
Antonio Gades