la red de la Federación Estatal de Compañías y Empresas de Danza
Anuario 2019 by Flamenco Tradición
Compañía Antonio Gades Foto: Renato Mangolin
Compañía María Juncal Foto: Nico Kremenchuzky
Sigue viva en los escenarios la tradición flamenca.

       

Indiscutible es la aportación de Antonio Gades (1936-2004) al flamenco escénico. Durante los setenta, la raíz popular del baile flamenco ya había trascendido a los escenarios (nacionales e internacionales) y la disciplina contaba con numerosos adeptos dentro y fuera de España, existiendo de hecho un star-system perfectamente definido encabezado por figuras de renombre como Carmen Amaya o Antonio el Bailarín. Sin embargo Gades, artista curioso, bailaor virtuoso y coreógrafo imaginativo, tenía inquietudes que le llevaron a consolidar un estilo en el que el flamenco dejaba de ser el fin último de la representación y pasaba a ser un vehículo que le servía para contar historias de gran impacto emocional, salidas principalmente del teatro y la literatura. Miró hacia el ballet, desde luego, y de allí se trajo los modos narrativos. Sobre esa base levantó un catálogo corto de creaciones, pero todas de gran trascendencia. Bodas de sangre, de Lorca; Carmen, de Merimée; El amor brujo, de Manuel de Falla y su monumental Fuenteovejuna, de Lope, pasaron así a convertirse en referentes de un flamenco escénico que fue innovador. Hoy día la Fundación Antonio Gades es guardiana y difusora de este repertorio, que sigue vivo y vigente, gracias a la labor de Stella Arauzo, que fuera colaboradora cercana del maestro.

 

Cultores

Después de Gades ya nada fue igual y casi todo el flamenco escénico que se ve en los teatros está en deuda con él, aunque cada artista tiene y mantiene su propia personalidad a la hora de crear sus repertorios. Anabel Veloso, una de ellas. Diez años lleva en funcionamiento la compañía de esta bailaora almeriense que, para celebrarlo, ha montado su espectáculo 24 kilates, una creación que aplica la terminología de las gemas al baile, el cante y la música en una propuesta de carácter festivo. Destacable también su creación anterior, El árbol con alas, una fábula que aproxima e introduce a los niños más pequeños en el fascinante mundo del flamenco.

La vida es un romance es la nueva creación de María Juncal, para la que se ha rodeado de un equipo relevante en el que aparece Ángel Rojas en la dirección, y Jesús Carmona y Miguel Ángel Berna como cercanos colaboradores. La nueva obra de esta bailaora canaria, que pertenece a los Borrul, importante familia flamenca, acaba de ser estrenada este verano de 2019 en Tel Aviv y se suma a un catálogo de coreografías de esencia flamenca entre las que destacan Destemplao, Tercera Llamada, El encierro de Ana Frank o Emotions.

De interés es también la Compañía Rita Clara, que lidera desde hace 25 años esta bailaora junto al guitarrista Jesús Rodríguez. Sus espectáculos parten de un riguroso clasicismo flamenco que se ve fusionado con dramaturgias y gestos vanguardistas en obras como Amanecer flamenco, Música y Danzas de la frontera, Nana para despertar o Flamenco sin más. En su reciente creación La dama blanca aborda el espinoso tema de las drogas y en Flamenco de libro ha querido aproximar a los niños al mundo flamenco.

Compañías relacionadas