la red de la Federación Estatal de Compañías y Empresas de Danza
Anuario 2018 by Experimentales Búsquedas
Cía Las Hermanas Gestring Foto: Carolina Cebrino
Cía MOPA Foto: Florentino Yamuza
Cía Rosa Cerdo Foto Alberto Almenara / Silvia Balvín
Variado se presenta el paisaje de la danza experimental en España. El tema de la identidad parece preocupación común en muchos de ellos.

 

        Las murallas de lo convencional se derrumban ante la danza experimental, una forma artística que casi siempre involucra lo personal y supone una investigación profunda en asuntos muy específicos. Es quizá la danza más asociativa, por lo que todas las disciplinas que no son danza son bienvenidas y bien tratadas. Es también la más libre y con menos ataduras. El paisaje de la danza experimental español se presenta efervescente, particularmente en Andalucía, y por supuesto ecléctico. Los temas de inspiración no pocas veces sorprenden por su originalidad.

Andalucía experimental

        La sevillana María Cabeza de Vaca es buen ejemplo. Su apellido es célebre gracias a que su antepasado fue el conquistador Alvar Nuñez Cabeza de Vaca, a quien dedica su nuevo solo que se llama, faltaría más, Cabeza de Vaca. Pero no se trata de una revisión histórica ni de una pieza biográfica sino de los paralelismos que se establecen entre la aventura en el Nuevo Mundo de su pariente y sus propias vivencias como artista 450 años después, con reflexiones acerca del paso del tiempo y la identidad, tema éste que le obsesiona. Asegura la coreógrafa que sus obras han de partir de sus propias inquietudes no tanto como artista sino como persona y así es como ha abordado problemáticas como el suicidio (Una forma fácil de acabar con todo) o la infelicidad (Try to be happy).

         Desde otro punto de vista, la identidad es también el tema que la creadora Natalia Jiménez ha ido explorando en todas las propuestas de su compañía Proyecto Conjugaciones. Contando con la voz de expertos profesionales da forma a propuestas reflexivas que van más allá de la representación escénica abarcando acciones pedagógicas. Tal es el caso de Manifiesto en la frontera o Práctica en la frontera, que supone la exploración física de identidades fronterizas partiendo de las diferencias territoriales en los cuerpos de andaluces y sevillanos. Por su parte Júbilo es un solo de pequeño formato que indaga en la memoria física sensorial del baile a través de manifestaciones como el claqué, la sardana, las sevillanas y la danza contemporánea.

        En cambio las referencias de la también sevillana Silvia Balbín para h o v e r i n g, la nueva propuesta de su joven colectivo Rosa Cerdo, vienen del más allá. El cine gore de Dario Argento, el ocultismo, la hipnosis y el truco barato, aderezado con la música de bandas sonoras de filmes de terror de los setenta, son las fuentes de las que sorbe una pieza que, además, tiene como elemento fundamental un cómic que a modo de fanzine recibe cada espectador. Es la primera vez que Balvín reúne un equipo tan multidisciplinar para una creación, contando con dos ilustradores, una escritora, un dramaturgo y un iluminador. En coreografías anteriores había explorado temas muy distintos: la decepción en ALF y el literalmente oscuro solo Necesita mejorar, en el que el público dispone de una cámara de visión nocturna para poder apreciar lo que ocurre en un escenario sin luz.

        Sobrenatural se presenta también el nuevo proyecto de Las hermanas Gestring, compañía sevillana liderada por Greta García y Laura Morales, que después de varias propuestas de corta duración (su popular dueto Good Girl entre ellas), abordan su primera pieza larga A muerte, que supone una bajada al Hades por parte de Aletra y Virtue, los dos personajes de ficción que protagonizan todas las propuestas de las Gestring, que han tenido que morir para poder narrar su aventurilla por el mundo de los muertos. Como en todas sus obras, el humor y cierto tono surrealista dominan la representación.

        El humor personal es también clave en las obras de Juan Luis Matilla para su agrupación Mopa, colectivo que se suma a la efervescencia sevillana por la danza experimental. La línea creativa de Mopa corre por dos vías: los trabajos y experimentos grupales y los solos de Matilla. Error es su nuevo proyecto para grupo, que va más allá de la representación, convirtiéndose en un método de improvisación coreográfica basado en un código gestual y de tarjetas que no ofrece garantía de éxito. De allí que la propuesta se llame Error. Se ha representado con distintos tipos de grupos, desde la propia compañía hasta alumnos de un colegio, dentro del ciclo Mi Cole Baila, iniciativa del Festival Mes de Danza. Da Mopa, por su parte, da continuidad a la serie de solos en los que Matilla se convierte en una suerte de showman desplegando sus capacidades como bailarín, cantante y animador.

Más experimentaciones

         En Madrid viene destacando el ascendente proyecto de la creadora Poliana Lima, cuya propuesta también se centra en el tema de la identidad. Nacida en Brasil y ahora afincada en la capital el choque cultural ha sido preocupación constante de sus coreografías. Hueco, su solo más reciente, es una exploración a la sensación de vértigo que supone un cambio tan radical como cambiar de país y cultura. Similar en sus motivaciones aparece Aquí siempre, trabajo para cuatro bailarinas de distinta nacionalidad, cultura y procedencia que traen experiencias muy distintas incluso dentro de la danza. En otra órbita se ubica la pieza corta, con posibilidades de crecer, Las cosas se mueven pero nunca dicen nada, que explora el movimiento y la quietud como un homenaje a los ritmos y patrones de movimiento.

        Destaca en Galicia la propuesta del artista Javier Martín, que acumula más de treinta trabajos en los que ha ido reflexionando sobre temas que le preocupan. El vacío existencial y el miedo a la muerte en su creación c o n t r o l, al tiempo que define la exforma, otro de sus trabajos recientes, como “un solo de improvisación que atraviesa las formas de la danza en la búsqueda de un lenguaje no lineal sino espacial; una realidad no polar sino aromática”. En esta propuesta vuelve Martín sobre la música del destacado compositor ruso Oleg Karavaichuk, ya fallecido, con el que mantuvo una estrecha relación durante el proceso de su exitosa creación Symptoma.

         En Mallorca, Catalina Carrasco, bailarina y coreógrafa, y Gaspar Morey, científico y performer, llevan las riendas de su compañía Baal, que ha incursionado en el mundo de la danza para público familiar con su nueva creación, la muy visual y colorida MiraMiró, una propuesta de danza y animación en vídeo que pretende ser un viaje al universo pictórico y fantástico de Joan Miró. Es un nuevo canal de comunicación de Baal, una compañía de carácter experimental, que mantiene activa sus creaciones anteriores Crotch, espectáculo multidisciplinar de nuevos lenguajes escénicos: danza, teatro y performance, que reflexiona sobre la identidad de género y que llama a participar voluntarios de la comunidad LGTBI allí donde se presenta, y Travelling, un dueto de tecnología interactiva para calle y espacios no convencionales.

 

Compañías relacionadas
Power by

Download Free AZ | Free Wordpress Themes