la red de la Federación Estatal de Compañías y Empresas de Danza
Anuario 2016 by Danza Teatro Cotidiano
Cía Antonio Ruz Foto: Pedro Gato
Cía Paula Quintana Foto: Álvaro Serrano Sierra
Numerosos son los coreógrafos españoles que miran a su alrededor para inspirarse. La danza teatro vive un momento efervescente en el país

La danza teatro, influyente corriente puesta en boga por la coreógrafa alemana Pina Bausch en los años setenta, explota una virtud propia de la danza que no se da en ninguna otra disciplina escénica: es capaz de prescindir de la narrativa convencional o incluso la palabra y abordar cualquier tema o historia que se le antoje, confiando plenamente en la capacidad del cuerpo para expresar ideas, conceptos y emociones. Desde una danza personal e intensa, una compañía cultora de esta tendencia como La Intrusa Danza, Premio Nacional 2015, puede pasearnos por todos los estados emocionales de una pareja sin necesidad de contar su historia. Obras como Ataraxia, Best of You, Olëlés o la nueva Mud Gallery / Animales de hermosa piel, colocan a sus directores, Damián Muñoz y Virginia García, en la vertiente más poética e inspirada de la danza teatro.

En otra órbita de la creación pero con igual sensibilidad, el cordobés Antonio Ruz se mueve con asombrosa comodidad por el amplio espectro de posibilidades de la danza teatro, en obras elegantes muchas veces interesadas por el arte y la cultura mismos. La influencia española en la cultura francesa es punto de arranque para su emocionada A L’Espagnole, la musicalidad explorada en el cuerpo de la bailarina Tamako Akiyama la de su nueva creación Double Bach, al tiempo que la cultura de la playa se aborda en su delirante Beautiful Beach y un intercambio coreográfico poético con Juan Kruz es lo que supone su creación Vaivén.

Esta capacidad de abordarlo todo sin contarlo convencionalmente puede hacer de la danza teatro portavoz de problemáticas sociales como confirman obras recientes. La sal que ens ha partit adquiere especial relevancia al abordar un tema sensible en la Europa del momento con sus alusiones al éxodo, a la partida no siempre deseada desde la tierra propia hacia la ajena. Se trata de la segunda producción del joven colectivo valenciano Fil d´arena, tras el cabaret Café Sol. Muy joven es también la compañía de la andaluza Inma Montalvo, que ha debutado muy combativa con su propuesta La culpa es de la vaca, una pieza que habla del inconformismo en una sociedad que se niega a salir de su zona de confort.

Auténtica exploradora de la diversidad, la madrileña Patricia Ruz parte de una idea democrática, en la que el escenario se percibe como un espacio humano habitado por artistas, profesionales o no, discapacitados o no, que coinciden en tener una sensibilidad especial para abordar sus piezas marcadamente personales, entre las que destacan Cóctel, humo y café y la más reciente Animales de compañía, que escarba en las luces y sombras de la soledad.

Y oscuridad, real y metafórica, es también la que cubre a No sabemos qué hacer, un dueto que supone una colaboración entre la compañía Alicia Soto-Hojarasca y Provisional Danza, agrupación madrileña pionera dirigida por Carmen Werner, bailando ahora este dueto de oscuridades con Alicia Soto, cuya compañía con sede en Burgos mantiene un notable ritmo creativo alternando con producciones propias como la reciente Encuentros, un trabajo para espacios urbanos. La calle también ha sido escenario frecuente de la joven compañía La casquería, que se mueve entre Sevilla y Barcelona, y conecta el discurso de las creadoras Raquel López y Anna Paris, que han volcado su creatividad en las propuestas En la habitación y Ten Thousand False Thoughts.

Los rituales sociales son los que parecen ejercer fascinación e influjo en Raquel Madrid, creadora sevillana que a lo largo de los diez años de su compañía Dos Proposiciones, ha venido reiteradamente bailando divorcios y cumpleaños, en obras reflexivas y humorísticas que colocan el ojo en la normativa social que imponen los rituales. El de la muerte es el más reciente. Hay cuerpos que se olvidan es un solo en el que despliega todas las facetas del duelo, desde el histérico-arrebatado hasta el compungido-recogido. Aunque es compañía también comprometida con la danza teatro y el humor El Curro DT supone principalmente toda una experiencia en el palpitante barrio madrileño de Chueca donde tiene su sede este colectivo dirigido por el mexicano Alberto García, que además de sus propios trabajos, programa y motoriza este activo centro escénico.

Finalmente, hay en la danza teatro lugar para la introspección. AYK es el proyecto que dirige en Valencia Alicia Bisier, cuyos trabajos se centran en un interés por la cultura japonesa, en creaciones como La novia butoh o El Ekilibrio del Haiku, que funde tangos y haikus. A su vez, a Paula Quintana le avala una larga experiencia como bailarina y actriz para distintas y reputadas compañías pero es desde su propia y joven plataforma que da rienda suelta a su necesidad creadora en obras introspectivas y personales que usualmente parten de la capacidad expresiva del cuerpo como Latente (y su versión corta Sueño 3), Amarga Dulce o Pieles.

Compañías relacionadas