la red de la Federación Estatal de Compañías y Empresas de Danza
Anuario 2018 by Danza Teatro Cotidiano
Cía Mey- Ling Bisogno Foto: Juan Carlos Toledo
Cía La veronal Foto: Alex Font
cía 2proposiciones danza Foto Luis Montero
Muy distintos son los viajes que nos proponen los coreógrafos españoles que cultivan la Danza Teatro, una de las corrientes más influyentes de la danza actual

        Incalculable resulta el impacto que ha tenido y sigue teniendo la Danza Teatro, movimiento peculiar nacido en Alemania y expandido por el mundo, principalmente por Pina Baush, quien casi a diez años de su muerte sigue siendo una inspiración con su modelo de danza libre que sin ser narrativa, tampoco es abstracta, porque se presenta como un collage de retazos de vida. Es un modo escénico que ha calado hondo en España pero también en América Latina, y muchos de los nombres relevantes de la danza latinoamericana de los años ochenta aparecen atados a esta corriente. La costarricense Marcela Aguilar es uno de ellos.

        Había montado Aguilar en su momento una pieza corta sobre el tormento vital de la pintora mexicana Frida Kahlo. En 2001, el creador mexicano anclado en Madrid Alberto García pidió a la coreógrafa que ampliara esa idea con su compañía, El Curro DT, una agrupación con solera que tiene su sede en el corazón del popular barrio de Chueca. El resultado fue Frida, pies para que los quiero si tengo alas pa’volar, una obra que revisa a fondo la interioridad de esta artista atormentada. Ahora, la compañía la ha remontado y han venido a demostrar que, a pesar de los años, su mensaje y su impacto emocional siguen vigentes.

        A la Danza Teatro los artistas latinoamericanos le acentuaron el componente político, probablemente por la urgencia de hablar de la permanente convulsión de sus democracias. Hay que conocer la procedencia venezolana de la coreógrafa Mey-Ling Bisogno, con su compañía de larga trayectoria funcionando en Madrid, para entender la verdadera naturaleza de la segunda fase de su ambicioso proyecto Circuito Peep Box 350, en el que alude no tanto al terrible conflicto político-social que viven los venezolanos como al espíritu de libertad y rebeldía que movilizó a su juventud, organizada como la “nueva resistencia”, en los enfrentamientos callejeros contra el gobierno de Caracas durante 2017. Pero los orígenes del proyecto son anteriores, se remontan a 2012, cuando Bisogno hizo una primera aproximación a la dinámica de trabajo, con la participación de 36 intérpretes, que la condujo a desarrollar ahora a esta segunda fase. Según explica el proyecto “implica un proceso de selección de un máximo de 30 artistas (bailarines, actores de teatro físico y artistas circenses) para participar de un workshop de 10 días que culmina con una muestra abierta al público”.

Andar por casa

        De la vida cotidiana, de nuestros rituales sociales y las dificultades de la convivencia surgen las creaciones de 2Proposiciones Danza Teatro, la veterana compañía sevillana de Raquel Madrid que a lo largo de los años ha dedicado sus obras a esos acontecimientos insignificantes para el mundo que son los más grandes de nuestra vida: la fiesta de fin de año (en Colgada de ti), la boda (en Capítulo VIII del código civil: la disolución del matrimonio), los cumpleaños (en Japiverdy¡¡) o las cenas familiares (en Lo que toca)… Faltaba, desde luego, el más trágico de todos, así que el funeral, cómo no, es donde pone el foco su producción reciente Hay cuerpos que se olvidan, un solo que revisa no sin humor las etapas inequívocas por las que pasa el duelo. Pero cuando no está ocupada en estas cosas de la casa, Raquel Madrid anda animando las calles de Sevilla. Con los habitantes del vecindario montó en 2016 Pacto de fuga, dentro del proyecto Bailar mi barrio impulsado por el festival Mes de Danza de Sevilla, y ahora retoma su Tratado de sueños de andar por casa, propuesta itinerante para espacios públicos basada en los viajes iniciáticos de la literatura universal.

        Y es que desde la danza teatro siempre se puede viajar. A veces al Medioevo, a veces al espacio sideral. Al menos así lo ha hecho Marcos Morau en Pasionaria, su nueva pieza para La Veronal, el potente colectivo que dirige en Barcelona y que en la mejor línea de Asimov y Tarkovski, propone un hipnótico ejercicio de ciencia ficción. Fiel a su siempre sorprendente estilo visual limpio y aséptico y a su danza fraccionada, da un giro en sus intereses. Sus obras siempre fueron una especie de road-dances que nos llevaron a lugares lejanos pero terrenales (Islandia, Siena, Rusia o la cueva Voronia) pero ahora se va de la Tierra y se hace preguntas sobre los alcances de la robótica y lanza advertencias sobre la creciente deshumanización de nuestras sociedades, que parecen empezar a privarnos de nuestras pasiones.

        En cambio, el viaje que casi siempre nos propone La intrusa Danza, la sólida compañía de Barcelona que dirigen Damián Muñoz y Virginia García, generalmente no es físico. Sus piezas abren carreteras a la introspección y dan acceso a los pasajes del alma. MUD GALLERY Animales de hermosa piel, su pieza reciente, mantiene las constantes poéticas y emocionales que han caracterizado toda su obra. Tras Billie Jean, una enérgica coreografía de calle, La intrusa prepara dos proyectos relevantes: It’s a Wrap, una nueva creación con estreno previsto para 2019 y la película Anuket.

        A viajar por el tiempo nos invita el coreógrafo cordobés Antonio Ruz en su nueva creación Presente, después de su incursión en Electra, la adaptación de aires españoles de la tragedia griega que hizo para el Ballet Nacional de España. No parece un paso lógico ir de una tragedia, sangrienta y narrativa, a una reflexión poética sobre la noción de presente, pero todo encaja si se mira atrás y se revisa la trayectoria de este creador ecléctico y personal que se formó en clásico, contemporáneo y español, que ha bailado importantes repertorios del siglo XX y ha mantenido una relación estrecha como guest de la compañía alemana de Sasha Waltz. Con esta amalgama de lenguajes e influencias ha dado forma al personal estilo de su compañía, con la que ha abordado temas amplios y diversos que van desde la influencia española en lo francés hasta la musicalidad de Bach.

        En otro sentido, a la sevillana María José Villar, directora de la compañía Proyecto Pies Muertos, la inspiración le viene de concretos referentes clásicos. La elegancia de Luchino Visconti, la profundidad psicológica de Ingmar Bergman o la prosa poética de Oscar Wilde rondan por sus propuestas. Se podían verificar en su coreografía La última foto de Francesca, y vuelven ahora en su ambicioso proyecto Jvlia, una trilogía con ecos de El retrato de Dorian Grey, de la que ha estrenado las dos primeras partes: Jvlia/Fade to Black y la más reciente, Jvlia/56 rojo.

        Una advertencia ecológica es el mensaje que la veterana creadora madrileña Patricia Ruz, directora de su propia compañía, articula en su pieza Green, que ha sido hecha en agradecimiento a la generosidad del planeta que habitamos pero que es también una mirada a nuestro paisaje interior como seres humanos.

Compañías relacionadas
Power by

Download Free AZ | Free Wordpress Themes