la red de la Federación Estatal de Compañías y Empresas de Danza
Anuario 2020 by Contemporáneo Tendencias. Contemporáneo.
La Veronal Foto: Marina Rodriguez
Cía Dana Raz Projects Foto: Al corte Film
Te presentamos la enorme diversidad y variedad de la danza contemporánea que se hace en España

Aunque llegó tarde, longeva va siendo la danza contemporánea española. A finales de los años ochenta apenas existía, cuando pioneros de las vanguardias norteamericanas ya apuntaban a ser clásicos. Muchas de estas compañías entonces jóvenes se perdieron por el camino por las razones más diversas, pero no son pocas las que resistieron y hoy celebran su madurez, algunas mirando y reflexionando sobre el pasado.

Veinte años y una treintena de producciones avalan la Compañía de Danza Fernando Hurtado, de Nerja. En la celebración de estas dos décadas de danza y escenarios, el creador ha montado su nueva coreografía LO(W) COS(T) (POR BAILAR), en la que reflexiona, cómo no, sobre el paso del tiempo y lo que cambiaríamos del pasado, pero también sobre todo lo conseguido 20 años más tarde.

Hace también dos décadas que Mariantònia Oliver dejó Barcelona y regresó a su tierra, Mallorca, donde ha desarrollado una carrera no solamente como creadora sino como promotora y gestora de danza. Allí ideó sus emblemáticas creaciones Las muchas y Las muchísimas, con mujeres mayores de 60 años. Particularmente este año se ha volcado a mirar atrás en la celebración del aniversario de su compañía, con la reposición de su espectáculo para público familiar nOu (2010) y la preparación de la vuelta de su éxito La Cóntinua (2011), no como una reposición sino como una revisión de aquella creación que fue determinante en su trayectoria. El estreno está previsto en otoño de 2021, en Palma de Mallorca, su ciudad.

Se une el Ballet Contemporáneo de Burgos, que dirige Alberto Estébanez también desde hace más de 20 años, a las celebraciones por al centenario de Miguel Delibes con la nueva creación de su compañía MD Soy como un árbol, que ha sido coreografiada por Inés Boza, quien fuera pionera de la danza contemporánea nacional desde su compañía SenZaTempo, una de esas agrupaciones históricas de Barcelona que cesó su actividad. En la nueva obra materializa en escena el mundo literario de Delibes, sin pasar por alto su conciencia ecológica y feminista.

La permanencia en el tiempo consolida las estéticas. Obras de enorme belleza formal, el dueto La desnudez y el solo El hijo, aún siendo distintas, coinciden en ser ilustrativas del universo personal del creador tinerfeño Daniel Abreu. Son obras de madurez de un artista de larga trayectoria en la escena nacional que ha venido construyendo un imaginario propio, cultivando minuciosamente un jardín que ahora florece espléndido. En el dueto le acompaña Dácil González, bailarina de múltiples registros, que ha sido cómplice y compañera de aventura.

También las instituciones se consolidan junto a los creadores y el Centro Coreográfico La Gomera, en Canarias, es una de ellas. Entre las muchas actividades desarrolladas por esta casa de danza, destaca la de su compañía residente, dirigida por los veteranos creadores Martín Padrón y Gregory Auger, que mantienen en activo sus coreografías conjuntas Should They May Be, en la que abordan necesidades del ser humano como expresar, contar y transmitir emociones, o el díptico conformado por The Show Must Go On? y El contexto, el sujeto y lo demás, sobre música de Vivaldi.

Significativo para la danza en Canarias es también el Teatro Victoria, de Tenerife, donde Roberto Torres lleva su pionera Compañía Nómada. Durante el confinamiento estuvo habitando en solitario el teatro y se dio cuenta de que ha bailado para otros y ha puesto a bailar a los suyos pero nunca creó para sí mismo, así que se dedicó a crearse El pastor, un solo nacido de la reflexión acerca de los líderes, a veces engañosos, que en tiempos difíciles como éstos se erigen como guías y pastores del pueblo.

 

Fisicalidad

Desde luego, como en todas partes, la fisicalidad es una auténtica preocupación de muchas de las compañías de danza contemporánea española. Después de todo, la esencia misma de la disciplina reside en lo físico, en la capacidad, resistencia y poética del cuerpo. Parece elemental y primario pero son muchas las posibilidades creativas que ofrecen explorar lo físico.

Carlos González y Seth Buckley fundaron, en 2018, Eyas Dance Project como una plataforma creativa de enriquecimiento compartido entre bailarines, coreógrafos y artistas invitados. Su nueva creación Hit, firmada por ambos, es una creación muy física inspirada en la estrategia de entrenamiento cardiovascular que les permite explorar las distintas velocidades del cuerpo y procura una experiencia sensorial en el que la observa.

Partiendo de la idea de que la danza es un flujo que aparece tras un impulso inicial, la creadora italiana arraigada en Madrid Annika Pannitto, una vez más acompañada por Elisa D’Amico, ha creado Una serie di virtuosismi, que en realidad tuvo su origen en 2012 cuando las dos artistas iniciaron una investigación física del movimiento apuntando hacia la construcción de un lenguaje propio, que es también la meta de la creadora Carmen Macías.

La artista canaria prosigue su larga investigación iniciada en 2013 en la búsqueda de ese vocabulario propio que ofrezca una visión reflexiva de la naturaleza humana. En su nueva creación Habitare intenta captar la conexión entre cuerpo y espacio. El punto de partida arranca de la pregunta ¿cómo se aclimata uno a un lugar? y se desarrolla en torno a la relación que establecemos con el espacio que habitamos, que no está tan lejana a la manera en que los animales se adaptan al medio.

Con su sede desde hace dos años trasladada a Galicia, Colectivo Glovo nace en 2016 de la unión de las sensibilidades de la española Esther Latorre y el portugués Hugo Pereira, quienes recientemente han creado En.Ma, una obra muy influenciada por la estética y espíritu japoneses, sustentada en la investigación de la acústica subcutánea, y en la que juegan con la vibración como elemento manipulador.

Muchos artistas posmodernos de los setenta, atentos siempre a la fisicalidad, prestaron especial atención al potencial para la danza del gesto cotidiano. Desde entonces, nuestros movimientos rutinarios han sido reinventados como coreografía por no pocos creadores. Miguel Tornero y Miguel Ángel Punzano, entre ellos. Como ya indica su título, The Walk, nueva creación para su proyecto artístico y pedagógico Tejido conectivo, de Madrid, se trata de una mirada poética al hiper cotidiano acto de caminar, que aparece aquí redimensionado tanto física como metafóricamente.

Nada más físico que el deporte que, contradictoriamente, usualmente aparece en las antípodas de la danza. A veces, habría que añadir. Poca gente encontraría una conexión clara entre el tenista Rafa Nadal y la danza, salvo quizá el bailarín y creador venezolano Ángel Garcés afincado en Las Palmas, que empezó enseñándole a un amigo cómo imitaba las manías del tenista y ha terminado montando Vamos, una coreografía sustentada en el vocabulario físico desarrollado como estrategia por el célebre deportista, que Garcés ha reconvertido ahora en técnica de danza.

 

Andaluces en búsqueda

El trabajo de investigación que trasciende una creación, la búsqueda de una seña propia de identidad y la necesidad de experimentar para llegar al puerto deseado ocupa la atención de buena parte de la danza que se hace hoy en Andalucía.

Aunque radicada en Sevilla, donde desde 2019 ejerce la presidencia de la PAD, asociación andaluza de danza, Natalia Jiménez aparece enmarcada dentro del Group La Bolsa, de Barcelona, un colectivo de artistas que tiene en común su interés por la exploración de las herramientas de la composición instantánea. Su más reciente trabajo, Aula, es un site-specific pensado para presentarse en un aula universitaria, aludiendo por un lado al ámbito del conocimiento como señal de progreso y por otro, en forma irónica, a la escasa presencia de estudios universitarios de danza en nuestro país.

Por su parte, Miguel Marín, notable compositor entregado a la causa de la danza y presente con su música (y a veces su cuerpo) en las producciones de numerosas compañías andaluzas, nacionales e internacionales, mantiene una ya histórica colaboración con la compañía de la coreógrafa y bailarina sevillana Teresa Navarrete, con quien ha protagonizado muchas de sus creaciones. En la más reciente, Wanted, Navarrete y Marín se aventuran a ponerse en manos de Guillermo Weickert y María Cabeza de Vaca, dos amigos cercanos a su proyecto, que a su vez son también veteranos creadores de la escena andaluza de nueva danza.

Ex bailarines de la compañía Batsheva de Israel, el andaluz Mario Bermúdez Gil y Catherine Coury se han instalado en Vilches (Jaén), donde reside también su compañía Marcat Dance, que da un giro a su línea de trabajo sutil, evocadora y poética (con obras como Anhelo o Adama) en su nueva creación Huesos de madera, en la que por primera vez se centran en un tema social muy concreto. Así, la nueva pieza quiere ser un homenaje a la abnegación y entrega de los cuidadores, esos que, silenciosos, dedican su vida a atender a sus enfermos.

 

Que suene la música

De todas las artes, la música es la aliada y cómplice más fiel con la que cuenta la danza. Lógico parece entonces que no sean pocos los creadores que se dediquen a investigar, indagar, expandir y encontrar soluciones creativas que subrayen y reafirmen esta fructífera conexión.

Conocida es la fascinación del coreógrafo cordobés Antonio Ruz por la música. Dueño de un catálogo ecléctico de obras creadas para su compañía y también para el Ballet Nacional de España y la Compañía Nacional de Danza, hay una línea clara que se interesa por la relación intrínseca entre música y danza. Signos, que bien puede entenderse como concierto dramatizado o recital de viola coreografiado, es la más reciente. Nace del deseo de la violista Isabel Villanueva por colaborar con el coreógrafo –que aquí vuelve a bailar- en una obra delicada y poética que demuestra la sintonía posible entre la música académica y la danza contemporánea.

Duo2arts! es una joven compañía nacida del encuentro entre la bailarina de formación clásica Sherezade Soriano y el músico José Martínez, que toca la tuba. En sus propuestas buscan un equilibrio en el que la música no sea mero acompañamiento de la danza. Después de su peculiar versión de Romeo y Julieta, los dos creadores han ideado ahora Historias de juventud, una propuesta evocadora de las inquietudes de la adolescencia.

Como es lema de la Compañía Eva Guerrero, hay música en directo en su nueva creación Gorputzu, una pieza que habla sobre la búsqueda del equilibrio y que nació de una investigación sobre el uso del cuerpo en los rituales religiosos. Como es también usual en el trabajo de esta compañía nacida en 2013, hay predominio femenino en la propuesta y persiste esa mezcla de danza y palabra ya presente en trabajos anteriores.

La Compañía David Segura tiene la peculiaridad de fundir dos estilos a menudo considerados antagónicos, pero en sus propuestas la comunicación fluye entre la danza clásica y el breakdance. La coincidencia de la bailarina clásica Pepa Martín y el breaker David Segura en Finlandia marcó el inicio de esta colaboración híbrida, hoy formalizada como compañía, de la que ha salido Manipulación, una creación en versión de calle y sala, que explora e indaga la sinergia posible entre ambos lenguajes.

 

Todo vale

Un frigorífico, una charca, la figura del héroe, las nuevas tecnologías o la España de Rajoy… la danza contemporánea no tiene límites. La inspiración puede venir de lo insospechado y no importa lo absurdo que parezca. Con ingenio y talento, todo lo existente e inexistente puede ser convertido en una buena coreografía.

El joven creador catalán Arnau Pérez, que combina en su joven compañía madrileña las experiencias de su tránsito por la danza urbana y sus estudios de la contemporánea, tiene tendencia a mirar objetos cotidianos y convertirlos en un discurso de danza. Un vinilo, por ejemplo, en su creación LP, y ahora un frigorífico, en Fridge, de inminente estreno.

Ha llegado lejos Elías Aguirre en su investigación sobre “la naturaleza invisible”. Es común en todas sus piezas el interés por desarrollar desde la danza patrones que se dan en el mundo natural, acudiendo a formas del movimiento de insectos y comportamientos colectivos en pequeños ecosistemas. Son ejemplares de esta personal estética obras como 87 grillos, Pez Esfinge o Insecto Primitivo, que encuentran continuidad ahora en Empusa Poem y su derivada Flowershead, en la que cuatro bailarines transmutados en insectos indefinidos se mueven como bichos en su propia charca.

La vinculación y posibilidades de la danza a través de nuevas y sofisticadas tecnologías es el faro que orienta las producciones de Instituto Stocos, la compañía madrileña que lideran Muriel Romero y Pablo Palacio, quienes crean obras visualmente deslumbrantes y apoyadas siempre por innovadoras herramientas tecnológicas que procuran un viaje sensorial al espectador. Son producciones recientes de la compañía el solo Oecumene, bailado por Romero sobre la base de tecnología interactiva, y la propuesta grupal y transdisciplinar El matrimonio del cielo y el infierno, basada en la obra de William Blake.

El coreógrafo y bailarín Javier Arozena hizo alianza con el arquitecto Gino Senesi para crear su compañía, que se mueve libremente en los territorios del contemporáneo, la performance y el teatro físico, en obras que indagan en la relación entre cuerpo, ambiente, espacio arquitectónico y territorio. La más reciente, Der Held (Schwanengesang), es un solo que se vuelca sobre la figura del héroe, ese ser extraordinario que ha de representar los valores apreciados por la sociedad, lo que le hace cargar con su propia epopeya, como dándole la razón al Tío Ben cuando le decía a su colega Spiderman: “Un gran poder conlleva una gran responsabilidad”.

Con ironía y sentido del humor, Irene García aborda en su nueva creación Spain is pain, su propia lectura de la España diseñada por Mariano Rajoy durante su mandato presidencial. La directora de la compañía La Quebrá ha ideado para sí misma este delirante monólogo bailado de inspiración “rajoniana” en el que fuerza una relación posible entre el ex presidente y la danza, lógicamente desde el surrealismo, quizá el único camino posible para abordarlo.

Un cruce entre danza contemporánea y labor social relevante se verifica en cambio, en las creaciones de compañías de danza integrada de nuestro país. En este sentido, cabe destacar la Fritsch Company, compañía profesional de la Fundación Psico Ballet Maite León, que persigue la integración y salida laboral de bailarines con diversidad física, psíquica, intelectual, del desarrollo o sensorial formados en este centro de Madrid. Tiene el mismo nivel artístico que cualquiera de las compañías citadas en esta revista y monta espectáculos de muy diversa temática. Sin par, el más reciente, recoge un grupo de piezas cortas, resultado de los procesos creativos de sus integrantes.

En su intención de poner de relieve la convivencia en sociedad y la sostenibilidad, la bailarina y coreógrafa María Jesús de los Reyes Manzano ha creado la asociación EMAE, que es al mismo tiempo plataforma para sus propuestas artísticas y creativas. Su coreografía colectiva Usted está aquí, con todas… es una original creación de danza participativa en la que el público deja su rol y se pone a bailar con ella.

 

 

 

Compañías relacionadas
TERESA NIETO EN COMPAÑÍA Manuela Nogales Danza Compañía de Danza Fernando Hurtado Ballet Contemporáneo de Burgos Sl Cía. Daniel Abreu Losdedae BEGOÑA QUIÑONES & MAR RODRÍGUEZ Compañía Teresa Navarrete Ximena Carnevale Cía. EnClaveDANZA Paloma Hurtado CienfuegosDanza Thomas Noone Dance Fueradeleje caraBdanza Proyecto Pies Muertos/María J. Villar Bikini.Ducc 2Proposiciones danza-teatro / Raquel Madrid INcubo Teatro Manuel Cañadas Compañía Nómada esther martínez danza CAMILLE HANSON Cia Mariantònia Oliver Elías Aguirre Carmen Fumero cía. Compañía de Danza «Iker Gómez – TEATRO FÍSICO» EnbeDanza Cristina Hernández Cruz Carmen Macías La Phármaco Privado: Compañía Sharon Fridman Carmen Fumero y Miguel Ballabriga La Casquería Compañia Antonio Ruz Lucía Vázquez Madrid Alicia Soto – Hojarasca Cía. Horacio Macuacua ZukDance Company Nesma Al-Andalus Danza Inma Montalvo Cía Marina Miguélez – Dance Craft Mari Paula Barbara Fritsche Dance Project Paula Quintana Cía. Daniel Morales NATALIA MEDINA COMPAÑÍA DE DANZA Rosa Cerdo Natalia Jiménez Gallardo Cia. Júlia Godino i Alexa Moya OTRADANZA Metamorphosis Dance EL JABLERO INSTITUTO STOCOS María Jesús de los Reyes Manzano FRITSCH COMPANY (FUNDACIÓN PSICO BALLET MAITE LEÓN) LA QUEBRÁ Javier Arozena Cía. Cía. Arnau Pérez Eva Guerrero Danza y Psicología Duo2Arts! CIA. TERESA NAVARRETE Ángel Garcés Colectivo Glovo Tejido Conectivo Annika Pannitto EYAS DANCE PROJECT Compañia residente del Centro Coreográfico de La Gomera