la red de la Federación Estatal de Compañías y Empresas de Danza
Anuario 2017 by Contemporáneo Tendencias
Cía caraBdanza Foto: David Rivas
Cía Losdedae Foto Jacobo Medrano
Cía Begoña Quiñones & Mar Rodriguez Foto Jesús Ronsco
Llegaron tarde los ecos de la danza contemporánea a España pero buena parte del paisaje hoy está configurado por los herederos de esta corriente fundamental del siglo XX

Amplio es el abanico de las compañías españolas que se declaran herederas directas del original movimiento norteamericano y  universalmente conocido como danza contemporánea.

Nos quejamos con frecuencia de lo tarde que llegó a España la danza contemporánea gestada a mediados de siglo en Norteamérica. Puede que haya atraso con el resto de Europa pero muchos de los que fueron jóvenes pioneros y otros tantos que hasta hace nada señalábamos como nuestras promesas emergentes han terminado por hacerse adultos y consolidarse. Tenemos ya varias generaciones importantes de cultores de esa generalidad que conocemos como danza contemporánea Y en estos días no son han sido pocos los que han celebrado un nuevo aniversario, volcando los ojos hacia su pasado.

Son 20 años de permanencia los que ha celebrado Chevi Muraday y su compañía madrileña Losdedae con el estreno de Marikón, que esto acaba de empezar, una experiencia irrepetible en tanto que ha conseguido la proeza de reunir a sus colaboradores más cercanos estas dos décadas. Pasó Muraday de aquellos montajes jóvenes y desprejuiciados, como de De nueve a tres, a un lenguaje que se hizo muy teatral y ya perfectamente reconocible en producciones recientes como Cenizas, En el desierto, Return o Teresa, Ora al alma. Tras el solo El cínico, emprende ahora The Black Apple y los párpados sellados, un dueto inspirado en La peste, de Albert Camus.

El año pasado también estuvo de fiesta el Ballet Contemporáneo de Burgos, en la celebración de los 25 años de este colectivo liderado por Alberto Estébanez, que además es el promotor del Certamen Internacional Burgos-Nueva York. Su propuesta Esta no es una historia de mujeres, una mirada al mundo femenino desde lo masculino, fue el eje de la celebración junto a Macbeth, en versión del coreógrafo francés Amaury Lebrún.

Por su lado, durante 23 años la compañía Alicia Soto Hojarasca ha venido desarrollando su trabajo también en Burgos, donde ha estrenado numerosas creaciones y aún sigue muy activa. Tras montar a dueto con Carmen Werner No sabemos qué hacer, ha cerrado, con guiños al breakdance, su trilogía Estudios, iniciada con Nocturno, continuada con Silencio y cerrada ahora con Miradas.

También ha estado de celebración en Cataluña Thomas Noone. El coreógrafo británico que reside en el Teatre Sat!, de Barcelona, ha alcanzado los tres lustros desde la fundación de su compañía. Tras todo este tiempo interesado por una danza muy emocional y física, por primera vez se ha fijado en una tragedia, estrenando su Medea, aunque su línea conocida, de obras sugerentes y lúdicas, siga su curso con creaciones como Brutal Love Poems, Breathless o Until The End.

También 15 años celebró la Compañía de Fernando Hurtado, en Nerja, el año pasado. Para la ocasión estrenó el unipersonal Confesiones de un primate en el Km 50, de Francisco Centeno. Pasada la fiesta, ha montado el dueto El Paraíso de los necios, que se inspira en Séneca para relatar el ir y venir de una pareja.

Al término de 18 años de trabajo continuado al frente de Da.Te Danza, la compañía que fundó en Granada, Omar Meza ha decidido despedirse de los escenarios con Pies de bailarín, un solo para público adulto que le permite cerrar el capítulo de su larga trayectoria de intérprete. Como coreógrafo y director seguirá creando, desarrollando esa línea de danza para público familiar que ha caracterizado a su compañía.

EN LAS ISLAS

Aunque buena parte de la danza contemporánea que se cultiva en España sigue concentrada en las grandes ciudades, se van produciendo movimientos de interés en otras latitudes. La danza en las islas Canarias, por ejemplo, va creciendo y ganando identidad. Un foco de visibilidad importante está en el consolidado Certamen Masdanza, de Maspalomas, pero a ello habría que sumar iniciativas de interés como el Tenerife Danza Lab, que lidera José Luis Rivero desde el Auditorio de Tenerife.

Se trata de una plataforma permanente de investigación, que acoge proyectos de artistas internacionales y locales, entre los que se cuenta la malagueña Paloma Hurtado, que se ha establecido en Santa Cruz de Tenerife, fundando su propia agrupación, con la que ha estrenado obras como Ääniä, Desert Rose y Mintaka.

Acaba de montar su trío Träd para espacios urbanos y éxito ha encontrado en su alianza con Daniel Rosado y Reinaldo Ribeiro, con los que ha montado en Barcelona Labranza. De esta hornada forjada en Tenerife Danza Lab destacable es también el trabajo de Carmen Macías, que desde 2013 ha venido montando sus propias creaciones, principalmente unipersonales, como D-Construction, Régénère, Fickleness y Prelude.

También es activa colaboradora en el colectivo Enbe Danza, antes conocido como Danza-Teatro PsicoArte, centrado en la danza integrada.

Hoy, aparte de Hurtado, son también artistas en Tenerife Danza Lab Laura Marrero y Juan Manzano.

Otro agente motor de nuevos lenguajes en Tenerife es Compañía Nómada, fundada por Roberto Torres en 2000. Su más reciente creación, Para regalo, supone una colaboración de lujo con la veterana coreógrafa madrileña Carmen Werner.
Cercana colaboradora de Torres es Esther Martínez, que combina su trabajo de intérprete con el de su compañía, con la que ha venido edificando un lenguaje propio a través de piezas como Frida: Pies pa que os quiero si tengo alas pa volar, inspirada en Frida Kahlo o el dueto Ignoro.

Canarios también son Daniel Abreu y Carmen Fumero, que representan dos generaciones distintas que hoy confluyen en el agitado ambiente de la danza contemporánea que se hace en Madrid.

Veterano, Daniel Abreu fue Premio Nacional de Danza 2014 y es uno de los más sugerentes creadores de la actualidad. Tras Venere, uno de sus más ambiciosos trabajos, ha montado Two Men junto al creador israelí Ido Tadmor y trabaja en La desnudez, un dueto de amor y muerte junto a la bailarina Dácil González, habitual en sus montajes. Más joven, Carmen Fumero ha conocido el éxito con su multipremiado dueto Eran casi las dos…bailado por ella y Miguel Ballabriga, que supone una sutil y eficaz convivencia de danza contemporánea y urbana.

MADRID VIBRANTE

Y es que la diversidad y la confluencia de distintas generaciones dominan el paisaje ecléctico de la danza contemporánea que se hace en Madrid. De las más recientes cabría destacar la rápida ascensión del colectivo Kor’sia, que dirigen los jóvenes italianos Antonio de la Rosa y Mattia Russo, que fueran bailarines de la Compañía Nacional de Danza y ahora se dedican a este peculiar proyecto que arrancó con el dueto Yellow Place y ha encontrado continuidad en la pieza grupal Cul de Sac y su reciente propuesta Human, Fight, Right, Light. Su nuevo proyecto, The Lamb, se centra en el apocalíptico asunto del sacrificio. Un tema que, desde otra óptica y perspectiva, es el que ha ocupado también la atención de Luz Arcas, que ha montado Miserere para su agrupación La Phármaco, en el que es su trabajo de mayor envergadura. Se adentra Arcas en un universo femenino, con bailarinas de distintas edades, para hablar de ritos ancestrales y chivos expiatorios en sacrificios rituales.
Por su parte, también han hecho alianza Begoña Quiñones y Mar Rodríguez que, tras el éxito de sus primeros trabajos, fETCH y Prueba Trinity 1.0, se aventuran a indagar en los significados más enigmáticos del número tres en su nueva creación Trío, para la que han llamado a Verónica Garzón.
Muy encaminadas hacia la consolidación aparecen otras agrupaciones jóvenes. Tal es el caso de caraBdanza, que bajo dirección de Gonzalo Díaz se ha convertido además de compañía, en escuela y asociación cultural. Estéticamente, caraBdanza se mueve en líneas diferentes, que van desde un Cascanueces muy personal hasta espectáculos eclécticos como links, que reúne piezas de Martha Graham, Adam Rutherford, Carolina Márquez y el mismo Díaz, que firma Sobre el vacío, con inspiración en Piet Mondrian.

Una trayectoria ostenta también la Compañía Iker Gómez Teatro Físico fundada en 2007 con claros intereses en el humor y el lenguaje multimedia. Su más reciente creación El bosque del beso, rinde su propio homenaje a Marilyn Monroe.

En cambio, es obsesión de Elías Aguirre el mundo y el comportamiento animal, un interés que se manifiesta en las creaciones de su compañía, desde la velocidad y sigilo de los mosquitos, pasando por el vuelo de los pájaros hasta sus más recientes indagaciones en la natural simetría de un banco de peces, en Shy Blue y Pez Esfinge.

Íntima e introspectiva se presenta la propuesta de Cristina Masson para su grupo EnClave Danza, que acaba de cerrar su trilogía, con la pieza Marzo10.NY, inspirada en la poeta Jeannette Clariond, que se suma a …No Vacía…y Sobre fondo roto. También participó Masson en Tres mujeres, una pieza de corte femenino, ideada en alianza con la Compañía Larumbe, que dirigen Juan de Torres y Daniela Merlo, quienes alternan su línea de trabajo para público familiar con propuestas adultas como esta o aproximaciones a la performance como ocurrió con El rapto de la Diosa.

En otra órbita de la creación, cabría destacar por un lado, el trabajo de fusión de Zukdance, colectivo dirigido por Itsaso A. Cano, que reúne a músicos, escenógrafos y dramaturgos con bailarines, acróbatas y breakers en propuestas como Vaca, Nu2, Haiek o la más reciente, Nik. A Live Concert Choreographed, y por otro, el de la Compañía Improvisada, colectivo valenciano adscrito al proyecto artístico-culinario CocinandoDanza. Fundado en 2010 por Henar Fuentetaja ha estrenado obras como A los pies de Europa, Agua de Luna, Desequilibrio y palabra o Kuzushi.

DESDE EL SUR

La juventud de la danza contemporánea en Andalucía, que ha conseguido hacerse escuchar por encima del ruido del flamenco, hace que sus pioneros sigan aún tan activos, conviviendo con una decidida y nutrida nueva generación que conforma el atractivo paisaje de danza andaluza.

Tres de las pioneras de este movimiento local se mantienen activas y en pie con sus proyectos e ideas. Son ellas, Isabel Vázquez, Manuela Nogales y Teresa Navarrete. Como bailarina, Vázquez tiene una larga trayectoria trabajando para otros pero, ante un teléfono que dejó de sonar, se vio obligada a crear sus propias piezas. Excéntrica Producciones / Isabel Vázquez es su plataforma y tras incursionar en el solo (notable su nostálgico autorretrato Hora de cierre) se anima ahora a explorar lo que ella llama “la masculinidad tóxica”, en La maldición de los hombres Malboro, donde pone en papel de machos alfa a seis de sus antiguos alumnos varones.
Ubicada en las antípodas, Manuela Nogales se centra en rigurosos trabajos de investigación casi siempre interesados por la poética del cuerpo. Así lo demuestran Breve ensayo de amor, Rosetta o De claves y declives, que juega al contraste entre la perfección musical del Clave Bien Temperado, de Bach y la caída estrepitosa que supone el declive.

Veterana de la danza andaluza, Nogales prepara un espectáculo para celebrar sus 20 años de andadura en otoño de 2017, en el Teatro Central, de Sevilla.

Finalmente, Teresa Navarrete, que desarrolló su carrera como intérprete exiliada en Barcelona y volvió a Sevilla, su tierra, para iniciar una andadura ya larga en los caminos de la creación, centrándose en investigaciones que han dado como resultado sugerentes trabajos, entre los que se cuentan Otra manera de encontrarse, Salón Otto o la más reciente, Domando a Pinball, con música de Miguel Marín.
Veterano andaluz también es Manuel Cañadas, que desde 1997 mantiene su compañía Perros en Danza, con la que ha montado piezas como la exitosa Petroff solo quiere bailar o Bombillas. No te veo. Anexo I. Coreógrafo, profesor y bailarín, este malagueño ha mantenido estrecha colaboración con el colectivo Danza Mobile, sólida agrupación sevillana de danza integrada. Años de trabajo en Andalucía lleva también el creador brasilero Fernando Lima que, con su compañía El Punto! Danza Teatro ha canalizado sus inquietudes de artista multidisciplinar en creaciones como Animal’s Party, Reconstrucción o El Olimpo no es aquí.

Experiencia larga como intérprete es la que atesora Arturo Parrilla, que tras desarrollar una carrera como actor de teatro y cine y también bailarín, con colaboraciones destacadas en creaciones de compañías andaluzas como El Punto! Danza Teatro, Bikini Ducc, 2Proposiciones o Danza Móbile, se aventura a dirigir su propia Compañía INcubo. Como coreógrafo ha estrenado sus creaciones El soberao y En vano.

También larga es la experiencia nacional e internacional en danza del creador vasco David Guerra, que ha decidido plasmar sus inquietudes en su agrupación Kubuk Danza, fundada en 2012, con la que ha estrenado creaciones como Inside, TR3SxTR3S, Outline o Irudi.
Waterloo es el título de la nueva propuesta de Álvaro Frutos para su compañía Los Negros,“un equipo de personas curiosas relacionadas con el arte”, como la define su director, autor de obras como A mis viejos, Pez muerto, Bengala o Mirra, a la que se ha sumado El experimento ruso del sueño, un dueto montado a cuatro manos con la coreógrafa sevillana de vanguardia María Cabeza de Vaca.
En evolución se presenta también la carrera de la creadora Lucía Vazquez Madrid, que creó en 2010 el Colectivo KuroiCo junto a María J. Villar, con la que ha creado Dress Code,además de los títulos Loquo, Beatas y Huevos. Radicada actualmente en Japón, ha creado con intérpretes asiáticos Flying Birds y Crumpled.

Con una larga carrera en su Mozambique natal, Horacio Macuácua, discípulo de David Zambrano, impulsor de la llamada técnica del flying low, se suma ahora a la larga lista de creadores que desarrollan su trabajo de danza contemporánea en una Andalucía cada vez más cosmopolita. Su creación Convoy ha sido estrenada en la Feria de Palma del Río.

Desde hace varios años el Mes de Danza de Sevilla, uno de los festivales más relevantes de Andalucía, ha venido preocupándose por estimular la danza en espacios urbanos, y numerosas han sido sus aportaciones en esta conquista de las calles. Una de las más recientes, la iniciativa Bailar mi barrio, en su segunda edición, ha permitido este año a Raquel Madrid desarrollar su propuesta Pacto de fuga, con participación de vecinos de barrios sevillanos seleccionados y coreografías de Madrid, Laura Morales y Laura Lizcano, la directora de la compañía Bikini Ducc que desde 2002 ha venido produciendo piezas híbridas y personales como Odelia o Asemblage.

La calle también ha sido escenario frecuente de la joven compañía La Casquería, que se mueve entre Sevilla y Barcelona, y conecta el discurso de las creadoras Raquel López y Anna Paris, que han volcado su creatividad en las propuestas En la habitación y Ten Thousand False Thoughts.

NIÑOS Y ADULTOS

El colectivo navarro Fueradeleje, bajo dirección de Iñaki Fortún, ofrece propuestas para público familiar pero también audiencia adulta como es el caso de su peculiar versión Romeo y Julieta. Bailaremos en el paraíso, montada con su compañía y participación ciudadana (voluntarios entre 7 y 69 años), en la que el famoso baile de máscaras pasa a ser un sarao con Celia Cruz cantando aquello de La vida es un carnaval.

En otro registro, el espíritu clásico es también del interés de Yoshua Cienfuegos que, con su veterana compañía Cienfuegos Danza, ahora a caballo entre Valencia y Madrid, suele aproximarse a títulos y estilos plenamente reconocidos de una manera imaginativa y personal. Bien puede ser al surrealismo (88 azucenas y un perro), a versiones de coreografías históricas (El espectro de la rosa, La consagración de la primavera, La siesta del fauno o Cisnes negros) hasta el pensamiento y obra de un humanista como Leonardo, en su reciente 1,618… Da Vinci.

En proyecto, una trilogía sobre la realeza integrada por las obras El Rey, La cortesana del Rey y el solo La Reina Madre, que presentará este otoño en Los Teatros del Canal, de Madrid, junto a Sharp y Anónimos.

ZigZag Danza, compañía de Gijón conducida por Estrella García, al igual que Cienfuegos, también aúna en su repertorio propuestas para audiencia infantil y para público adulto, destacando dentro del primero su exitosa Aupapá o la reciente Jardín secreto, y del segundo, Después de cortar el césped.

Le ocurre lo mismo a Mariantónia Oliver con su compañía fundada en Barcelona pero hoy con sede en Mallorca. Para los más pequeños obras imaginativas como nOu, Trobadeso la más reciente Volen, Volen…y para adultos, quizá su trabajo más emblemático: Las muchas, obra conmovedora protagonizada por 11 mujeres de entre 70 y 82 años.

 

Compañías relacionadas